El contenido de esta página fue producido por traducción automática y aún no ha sido revisado para verificar su corrección. Esperamos que esto sea útil, pero esperamos que haya problemas con la traducción.

Una revisión retrospectiva de 20 años de la acuicultura mundial

Naylor RL, Hardy RW, Buschmann AH, Bush SR, Cao L, Klinger DH, et al. Una revisión retrospectiva de 20 años de la acuicultura mundial. Naturaleza. 2021 2021/03/01;591(7851):551-63.

Relevante para:

Todos los Dietistas-Nutricionistas.

Pregunta:

Los autores brindan una descripción general de los cambios en la acuicultura mundial desde 1997 hasta 2017 a través de una revisión de la literatura relevante. La acuicultura se refiere a la práctica de criar, cultivar y recolectar peces, mariscos y plantas acuáticas.

Conclusión para la práctica de la nutrición:

A medida que aumenta el consumo de productos del mar en todo el mundo, ha habido un enorme crecimiento en el sector de la acuicultura, con una producción que se ha triplicado en los últimos 20 años. Asia es el mayor productor acuícola. Mientras que la acuicultura alguna vez se pensó como una actividad marina, la acuicultura de agua dulce ahora representa el 75% del volumen comestible de mariscos criados en el mundo. La acuicultura se ha integrado en el sistema alimentario mundial y ahora está vinculada a la tierra (por ejemplo, los peces pueden criarse tierra adentro y algunos alimentos para peces se cultivan tierra adentro). El número de especies cultivadas ha aumentado en los últimos 20 años, aunque los peces, mariscos y algas constituyen la mayor parte del volumen. Además de los alimentos, la acuicultura genera una variedad de otros usos (p. ej., productos industriales, productos farmacéuticos) y contribuye a los medios de vida rurales y la seguridad alimentaria. La mayor parte del pescado de agua dulce cultivado se consume en los mercados nacionales.

Una de las críticas en el pasado fue el alto uso de peces silvestres incluidos en los alimentos para peces de cultivo. Un mayor uso de alimentos alternativos en tierra ha disminuido la cantidad de peces silvestres utilizados en los alimentos. Los autores también destacan el potencial no realizado de especies como algas y moluscos (p. ej., mejillones); estas especies también pueden ser particularmente útiles para proporcionar servicios ecosistémicos, ya que no dependen de alimentación externa y mejoran la calidad del agua. El sector seguirá enfrentándose a preocupaciones e incertidumbres como las PPP (patógenos, parásitos y plagas), el cambio climático y las alteraciones del mercado (consulte «Detalles de los resultados» para obtener más información).

Los autores afirman que los sistemas de acuicultura se pueden diseñar e implementar para que sean sostenibles.

En el futuro, la tecnología y la gobernanza desempeñarán papeles importantes. Las iniciativas futuras para promover la acuicultura deben equilibrar la nutrición, la equidad, la justicia y los resultados y compensaciones ambientales, tanto en tierra como en el mar.

Abstracto:

La sostenibilidad de la acuicultura se ha debatido intensamente desde el año 2000, cuando se publicó en Nature una reseña sobre la contribución neta de la acuicultura al suministro mundial de pescado. Este documento revisa los desarrollos en la acuicultura global desde 1997 hasta 2017, incorporando todos los subsectores de la industria y destacando la integración de la acuicultura en el sistema alimentario global. La acuicultura continental, especialmente en Asia, es la que más ha contribuido a los volúmenes de producción mundial y a la seguridad alimentaria. También se han producido importantes avances en la eficiencia de los alimentos acuícolas y la nutrición de los peces, reduciendo la proporción de peces dentro y fuera de todas las especies alimentadas, aunque persiste la dependencia de los ingredientes marinos y ha aumentado la dependencia de los ingredientes terrestres. El cultivo tanto de moluscos como de algas es cada vez más reconocido por sus servicios ecosistémicos; sin embargo, la cuantificación, valoración y desarrollo del mercado de estos servicios siguen siendo escasos. El potencial de los moluscos y las algas marinas para apoyar la seguridad nutricional mundial está subexplotado. La gestión de patógenos, parásitos y plagas sigue siendo un desafío de sostenibilidad en toda la industria, y los efectos del cambio climático en la acuicultura siguen siendo inciertos y difíciles de validar. La presión sobre la industria de la acuicultura para que adopte medidas integrales de sostenibilidad durante este período de 20 años ha mejorado la gobernanza, la tecnología, la ubicación y la gestión en muchos casos.

Detalles de los resultados:

Este artículo da seguimiento a un artículo seminal sobre acuicultura publicado en 2000 por algunos de los mismos autores en Nature . La acuicultura ha realizado muchas transformaciones en los ingredientes de alimentos, tecnologías de producción, gestión de granjas y cadenas de valor en los últimos 20 años. Los consumidores de países de ingresos bajos a altos se han beneficiado de la disponibilidad durante todo el año de estos alimentos nutritivos. La mayor parte de la piscicultura de agua dulce tiene lugar en estanques gestionados por los hogares y en empresas comerciales de pequeña a mediana escala dentro de sistemas de policultivo, y los productos se consumen en los mercados nacionales. Como tal, los autores sugieren que existe poco incentivo para participar en prácticas sostenibles reconocidas/certificadas. La acuicultura en Asia es muy diversa, mientras que la industria en el Hemisferio Occidental se basa principalmente en sistemas de producción simples o duales (p. ej., salmón del Atlántico en jaulas). Los avances en la tecnología de piensos y la cría se han centrado en este último. Las tasas de crecimiento están aumentando rápidamente en América del Sur y África. El alivio de la pobreza rural que se observa en el sur y sudeste de Asia a través del desarrollo de la acuicultura ahora se está produciendo en partes del África subsahariana.

Los alimentos a base de plantas han aumentado en la acuicultura, lo que reduce la dependencia de los alimentos elaborados con peces silvestres. Sin embargo, algunos países asiáticos todavía dependen del pescado apto para piensos, lo que puede afectar tanto a los ecosistemas marinos como de agua dulce. Cambiar el alimento a base de plantas no es simple, ya que los peces carnívoros pueden tener dificultades para digerir los carbohidratos y los peces son más sensibles que el ganado a los antinutrientes y las toxinas de las proteínas vegetales, lo que aumenta el riesgo de enfermedades. El uso de cultivos terrestres para alimentos acuícolas conduce a otro conjunto de compensaciones, ya que, según los análisis del ciclo de vida, más del 90 % del impacto ambiental de la producción acuícola alimentada proviene de los alimentos. Se están investigando proteínas unicelulares, harina de insectos y microalgas para sustituirlos en los piensos.

Como se describió anteriormente en el «resultado final», si bien los moluscos y las algas marinas tienen características sostenibles, también absorben virus, bacterias, algas tóxicas y partículas orgánicas contaminadas, lo que crea riesgos para la seguridad alimentaria cuando se crían en entornos contaminados. A nivel mundial, más del 97 % del volumen de plantas acuáticas y algas proviene de la acuicultura. La producción mundial se ha triplicado en los últimos 20 años, y la mayor parte se produce en Asia. Aproximadamente 1/3 se consume directamente como alimento, mientras que el resto lo utiliza el sector de la industria alimentaria (p. ej., aditivos e ingredientes) y el sector no alimentario (p. ej., productos farmacéuticos, ingredientes para piensos, biocombustibles, bioplásticos).

Algunas tendencias de desempeño ambiental han sido positivas, como la disminución de la destrucción del hábitat en los ecosistemas de manglares a causa de la cría de camarones. Sin embargo, los autores detallan muchos desafíos pendientes, incluidos los efectos de patógenos, parásitos y plagas (PPP), la contaminación, la proliferación de algas nocivas y el cambio climático. La sobreintensificación, particularmente en la acuicultura en jaulas, ha resultado en contaminación por nutrientes y problemas relacionados con patógenos. Los autores argumentan que se requieren inversiones en estrategias para prevenir la PPP y advierten que a medida que la acuicultura se expande, particularmente en regiones de bajos ingresos, los brotes de PPP y los riesgos para la salud humana de las sustancias químicas utilizadas para prevenir y tratar patógenos

ocurrira. Principalmente como resultado de la actividad humana, la proliferación de algas nocivas está aumentando en todo el mundo en “frecuencia, magnitud, duración, rangos geográficos y composición de especies” (p. 558). La disminución de la productividad agrícola y de los medios de subsistencia se produce como resultado de problemas del cambio climático, como “temperaturas de crecimiento subóptimas, aumento del nivel del mar (intrusión de agua salada), daños a la infraestructura, sequías y escasez de agua dulce, y aumento de los costos de alimentación…[and] acidificación de los océanos” (p.558).

Dada la diversidad de los sistemas de acuicultura en todo el mundo, se requiere una variedad de estrategias para avanzar en la producción sostenible, incluida la gestión basada en ecosistemas, el diseño de sistemas y nuevas formas de gobernanza del sector público y privado. Los autores sugieren que las nuevas tecnologías necesitan una gestión ambiental y financiera innovadora para tener éxito. Además, enfatizan la necesidad de flexibilidad en la gobernanza para apoyar la diversidad de las partes interesadas, sin dejar de ser responsables del desempeño ambiental y social.

De interés adicional:

Table (anteriormente FCRN), ofrece una revisión de «Pregunte al autor» y una grabación de preguntas y respuestas de esta revisión. Ver: https://m.youtube.com/watch?v=YQx8a5n91X4&feature=youtu.be

Comentario del editor:

N / A

Enlace de acceso abierto al artículo:

https://www.nature.com/articles/s41586-021-03308-6

Conflicto de intereses/ Financiamiento:

“RLN es miembro del Panel Asesor de Protección Forestal de Cargill, y el Centro de Seguridad Alimentaria y Medio Ambiente (FSE) ha recibido fondos de la Fundación Cargill para académicos visitantes y apoyo del personal (pero no para investigación). No ha habido superposición entre Cargill y las actividades de investigación relacionadas con la acuicultura en la FSE”. (pág. 563)

Enlaces externos relevantes:

N / A

Autor correspondiente:

roz@stanford.edu
(Dra. Rosamond Naylor)

RechercheSanté publiqueService alimentaire
Changement de politiqueDéveloppement des connaissances personnelles
AsiaGlobal