El contenido de esta página fue producido por traducción automática y aún no ha sido revisado para verificar su corrección. Esperamos que esto sea útil, pero esperamos que haya problemas con la traducción.

Las dietas saludables pueden crear compensaciones ambientales, dependiendo de cómo se mida la calidad de la dieta

Conrad Z, Blackstone NT, Roy ED. Las dietas saludables pueden crear compensaciones ambientales, dependiendo de cómo se mida la calidad de la dieta. Revista de nutrición. 2020 2020/10/27;19(1):117.

Relevante para:

Todos los Dietistas-Nutricionistas.

Pregunta:

Este estudio integra la epidemiología nutricional y los métodos científicos del sistema alimentario para evaluar la relación entre la calidad de la dieta y la sostenibilidad ambiental, al mismo tiempo que tiene en cuenta la pérdida y el desperdicio de alimentos. Este estudio es exclusivo de estudios previos en el sentido de que evalúa patrones dietéticos individuales y autoseleccionados (es decir, lo que la gente realmente come), en lugar de dietas teóricas que siguen recomendaciones dietéticas específicas (p. ej., pautas nacionales o dietas vegetarianas). Además, examina los impactos ambientales más allá del cambio climático.

Conclusión para la práctica de la nutrición:

La calidad de los datos se evaluó mediante el Índice de alimentación saludable (HEI) y el Índice de alimentación saludable alternativo (AHEI) (ver de interés adicional para obtener más detalles). La mayor calidad de la dieta se asoció con una mayor demanda total de alimentos, pérdidas minoristas, porciones no comestibles, desperdicio del consumidor y alimentos consumidos. La mayor calidad de la dieta también se relacionó con un menor uso de la tierra agrícola. Sin embargo, los resultados también muestran que la relación entre la calidad de la dieta y el uso de recursos agrícolas más allá de la tierra (fertilizantes, nutrientes, pesticidas y agua de riego) depende de la herramienta que se utilice para medir la calidad de la dieta.

Los autores afirman que la asociación entre la calidad de la dieta y la sostenibilidad ambiental tiene más matices de lo que se reconocía anteriormente. Señalan que las dietas saludables no son necesariamente más sostenibles desde el punto de vista ambiental, pero pueden serlo en determinadas circunstancias. Sugieren que es posible que las pautas dietéticas deban equilibrarse con consideraciones de sostenibilidad ambiental más allá de las frecuentes medidas del uso de la tierra y las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, como se demostró que la calidad de la dieta aumenta la pérdida y el desperdicio de alimentos, las políticas y las directrices deben evitar las compensaciones entre estos dos objetivos.

Finalmente, los autores enfatizan la necesidad de métricas estandarizadas para la medición (p. ej., calidad de la dieta, impacto en el medio ambiente, pérdida y desperdicio de alimentos), y sugieren que la evaluación debe centrarse en los impactos ambientales de los patrones de dieta individuales y autoseleccionados, no en los alimentos individuales. .

Abstracto:

Antecedentes: existe una necesidad urgente de evaluar los vínculos entre los patrones dietéticos y la sostenibilidad ambiental para cumplir los objetivos mundiales de reducción de la mortalidad prematura y mejora de la gestión sostenible de los recursos naturales. Este estudio llena un importante vacío de investigación al evaluar la relación entre las diferencias incrementales en la calidad de la dieta y las múltiples cargas ambientales, al tiempo que da cuenta de las contribuciones separadas de las pérdidas minoristas, las porciones no comestibles y el desperdicio del consumidor.

Métodos: Los datos transversales representativos a nivel nacional sobre la ingesta de alimentos en los Estados Unidos se obtuvieron de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (2005-2016) y se vincularon con datos representativos a nivel nacional sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos de la literatura publicada. Los procedimientos ponderados por la encuesta estimaron la pérdida minorista diaria de alimentos per cápita, el desperdicio de alimentos, las porciones no comestibles y los alimentos consumidos, y se sumaron para representar la demanda total de alimentos. La calidad de la dieta se midió utilizando el Índice de Alimentación Saludable-2015 y el Índice de Alimentación Saludable Alternativa-2010. Los datos sobre la ingesta, la pérdida y el desperdicio de alimentos se ingresaron en el Modelo Foodprint de EE. UU. para estimar la cantidad de tierra agrícola, fertilizantes, pesticidas y agua de riego utilizados para producir alimentos.

Resultados: Este estudio incluyó datos dietéticos de 50.014 personas de ≥2 años de edad. La mayor calidad de la dieta (HEI-2015 y AHEI-2010) se asoció con una mayor demanda total de alimentos per cápita, así como con una mayor pérdida minorista, porciones no comestibles, desperdicio del consumidor y alimentos consumidos (P < 0,001 para todas las comparaciones). Los alimentos consumidos representaron del 56 al 74 % del uso de recursos agrícolas (tierra, fertilizantes, pesticidas y agua de riego), las pérdidas minoristas representaron del 4 al 6 %, las porciones no comestibles representaron del 2 al 15 % y los desechos del consumidor representaron del 20 al 6 %. 23%. La mayor calidad de la dieta se asoció con un menor uso de la tierra agrícola, pero la relación con otros recursos agrícolas dependía de la herramienta utilizada para medir la calidad de la dieta (HEI-2015 frente a AHEI-2010).

Conclusiones: Más de una cuarta parte de los insumos agrícolas utilizados para producir la demanda total de alimentos se atribuyeron a alimentos comestibles que no se consumieron. Es importante destacar que este estudio también demuestra que la relación entre la calidad de la dieta y la sostenibilidad ambiental depende de cómo se mida la calidad de la dieta. Estos hallazgos tienen implicaciones para el desarrollo de pautas dietéticas sostenibles, lo que requiere equilibrar las necesidades nutricionales a nivel de la población con los impactos ambientales de las elecciones de alimentos.

Detalles de los resultados:

Una mayor calidad de la dieta utilizando el AHEI se asocia con un uso similar o menor de todos los recursos agrícolas (tierras agrícolas, nutrientes fertilizantes, pesticidas y agua de riego). Sin embargo, cuando se usa el HEI, una mayor calidad de la dieta se relaciona con un menor uso de la tierra, sin diferencias en el uso de nutrientes fertilizantes, pero con un mayor uso de pesticidas y agua de riego. Como se señaló anteriormente, el Índice de alimentación saludable (HEI) se diseñó para evaluar el cumplimiento de las Pautas dietéticas para estadounidenses de 2015-2020, por lo que refleja las Pautas dietéticas. El Índice de Alimentación Saludable Alternativa (AHEI), por otro lado, se creó con base en alimentos y nutrientes asociados con la reducción del riesgo de enfermedades crónicas.

Los autores plantean que estos resultados pueden explicarse en parte por lo siguiente: i) frutas, verduras y nueces (componentes típicos de un patrón de dieta saludable), por lo general requieren insumos sustancialmente mayores por unidad de superficie que la mayoría de los demás alimentos; ii) las bebidas azucaradas y los granos refinados tienen impactos ambientales relativamente limitados; y iii) el consumo de carnes rojas y procesadas (vinculado a impactos negativos en la salud y el medio ambiente) no se refleja en el HEI, mientras que sí se indica en el AHEI.

La mayor calidad de la dieta (medida tanto por HEI como por AHEI) se asoció con una mayor demanda total de alimentos y una mayor pérdida y desperdicio de alimentos. Estos resultados sugieren que existen soluciones de compromiso entre los objetivos de mejorar la nutrición y reducir los desechos; las políticas deben considerar cómo mitigar los efectos de la pérdida y el desperdicio de alimentos al mismo tiempo que promueven la nutrición. Más de una cuarta parte de los insumos agrícolas utilizados para generar la demanda total de alimentos se atribuyeron a alimentos comestibles que no se consumieron. Para cada categoría de recursos agrícolas, los alimentos consumidos representaron del 57 al 74 %, las pérdidas minoristas del 4 al 5 %, las porciones no comestibles del 2 al 15 % y los desechos del consumidor del 20 al 23 %.

Dado que las dietas humanas contribuyen significativamente a las crisis ecológicas, los autores instan a que la creación de pautas dietéticas sostenibles, aunque requiera procesos institucionales complejos, voluntad política y conocimiento interdisciplinario, debe ser una prioridad.

Los autores señalan que se produjo una limitación debido al uso de su modelo de un sistema alimentario cerrado (en los EE. UU.), donde todo se producía en el país. Además, el modelo no estima la escasez de agua.

De interés adicional:

El Índice de alimentación saludable (HEI) se diseñó para evaluar el cumplimiento de las Pautas dietéticas para estadounidenses de 2015-2020, mientras que el Índice de alimentación saludable alternativa (AHEI) se creó en función de los alimentos y nutrientes asociados con la reducción del riesgo de enfermedades crónicas. Los autores brindan una explicación más detallada de cómo se derivaron HEI y AHEI dentro de la discusión.

Comentario del editor:

De manera similar a lo que se ve en todo el mundo, los desechos de los consumidores representaron entre el 20% y el 23% de los insumos agrícolas.
Parecería que la disminución del desperdicio de alimentos debería ser un aspecto fundamental de las pautas dietéticas sostenibles.

Es genial ver un estudio que incluye el uso de fertilizantes y pesticidas; También sería útil ver más investigaciones que vinculen este tipo de resultados con estudios que ilustren el impacto ambiental del uso de fertilizantes y pesticidas.

Enlace de acceso abierto al artículo:

https://nutritionj.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12937-020-00629-6

Conflicto de intereses/ Financiamiento:

N/A (sin intereses en competencia)

Enlaces externos relevantes:

N / A

Autor correspondiente:

Zach Conrad: zsconrad@wm.edu

AdministrationCommunautéÉducateur en diététiqueRechercheSanté publiqueSoins nutritionnels
Changement de politiqueDéveloppement des connaissances personnellesÉducationProgrammation
Americas