El contenido de esta página fue producido por traducción automática y aún no ha sido revisado para verificar su corrección. Esperamos que esto sea útil, pero esperamos que haya problemas con la traducción.

El problema de la creciente concentración y poder empresarial en el sistema alimentario mundial

Clapp J. El problema de la creciente concentración y poder empresarial en el sistema alimentario mundial. Alimentos de la naturaleza. 2021/06/03

Relevante para:

Dietistas-Nutricionistas interesados en cómo el poder corporativo influye en el sistema alimentario.

Pregunta:

Esta “perspectiva” es un comentario sobre las formas en que la concentración corporativa impacta el sistema alimentario y propone medidas que se pueden tomar para enfrentar esta concentración.

Conclusión para la práctica de la nutrición:

La concentración empresarial de empresas agroalimentarias del sector de semillas y agroquímicos supera el 60% de lo que los analistas económicos consideran muy concentrado. Si bien esto sofoca la competencia y aumenta los precios, el autor también enfatiza que esta concentración de poder puede tener implicaciones inmensas para la equidad, la sostenibilidad y la participación democrática. En lugar de considerar los alimentos como un bien público o un “derecho”, el objetivo de las grandes corporaciones es el interés a corto plazo de los accionistas. El autor también sugiere que, además de las cuatro empresas de insumos agrícolas dominantes a nivel mundial, se están produciendo dinámicas similares entre las grandes empresas de alimentos en los sectores de alimentos procesados, comercio de productos básicos y venta minorista de alimentos.

El autor delinea que estas grandes corporaciones pueden dar forma a la dinámica del mercado, la tecnología y las vías de innovación, así como las agendas políticas. Las estrategias descritas para combatir el poder corporativo incluyen: políticas de competencia más fuertes y amplias, mayor apoyo del sector público a diversos sistemas alimentarios y limitación de la influencia corporativa en los procesos de políticas. Como mínimo, el autor sugiere que se requiere mayor transparencia e investigación para comprender el problema y desarrollar medidas efectivas para abordarlo.

Finalmente, el autor señala que la sociedad civil ha expresado su preocupación de que la agenda de la cumbre de sistemas alimentarios de la ONU de 2021 no se centre adecuadamente en las implicaciones de esta concentración.

Abstracto:

¿Cuáles son las posibles consecuencias cuando un número relativamente pequeño de grandes empresas llega a dominar los mercados dentro del sistema alimentario mundial? Esta Perspectiva examina las implicaciones de la concentración y el poder corporativos en la industria global de semillas y agroquímicos, un sector que se ha consolidado más en los últimos años. Describe las vías a través de las cuales las empresas concentradas en este sector tienen el potencial de ejercer poder en los sistemas alimentarios de manera más amplia, tanto directa como indirectamente, en formas que son importantes para los resultados del sistema alimentario. Específicamente, las empresas concentradas pueden dar forma a los mercados, dar forma a las agendas de tecnología e innovación, y dar forma a los marcos de políticas y gobernanza. Esta Perspectiva argumenta que se necesita una variedad de medidas para garantizar que la concentración y el poder corporativos no socaven los objetivos clave de los sistemas alimentarios, como los medios de vida equitativos, la sostenibilidad y la participación de base amplia en la gobernanza del sistema alimentario. Estos incluyen medidas para fortalecer las políticas de competencia, para reforzar el apoyo del sector público a diversos sistemas alimentarios y para frenar la influencia corporativa en el proceso de políticas.

Detalles de los resultados:

La concentración corporativa de seis empresas agroalimentarias globales ha sido una preocupación desde principios de la década de 2000 y, desde entonces, la industria de insumos agrícolas ha pasado a estar dominada por cuatro grandes empresas (Bayer, Corteva, ChemChina-Syngenta y BASF); controlan alrededor del 70% del mercado mundial de plaguicidas y alrededor del 60% del mercado mundial de semillas. Además, la concentración se ha intensificado a medida que la integración del negocio también se ha vuelto vertical (por ejemplo, donde las semillas se desarrollan para trabajar con herbicidas específicos, ambos propiedad de la misma corporación).

El autor delinea tres formas en que las corporaciones ejercen poder e impactan los resultados del sistema alimentario. En primer lugar, dando forma a la dinámica del mercado. Las estrategias para maximizar las ganancias pueden aumentar los precios, dañar el medio ambiente, socavar los medios de vida de los pequeños productores y limitar las opciones de productos (p. ej., en algunos mercados de EE. UU., el acceso a semillas no modificadas genéticamente para algunos cultivos es cada vez más difícil y la protección de la propiedad intelectual limita la capacidad de los agricultores para guardar semillas). Además, estas corporaciones influyen significativamente en las condiciones de trabajo y la compensación laboral, lo que contribuye a reducir los salarios y la pérdida de puestos de trabajo.

En segundo lugar, las corporaciones dan forma a las agendas de tecnología e innovación. Si bien las empresas pueden argumentar que requieren consolidación para asignar más fondos para investigación y desarrollo, el autor argumenta que los mercados concentrados también pueden limitar la innovación, particularmente cuando generan mayores barreras de entrada para otras empresas. El autor también sostiene que se debe prestar atención a quién se beneficia de la innovación. Las empresas a menudo invierten en innovaciones que generan ganancias en lugar de desarrollar tecnologías que podrían beneficiar a los pequeños productores, especialmente en el mundo en desarrollo. Además, los «bloqueos» para los usuarios (p. ej., semillas genéticamente modificadas específicas utilizadas con herbicidas específicos como el glifosato) pueden tener consecuencias ambientales y sociales perjudiciales. Esto se ve agravado por el hecho de que los gobiernos han disminuido su importante papel anterior en el patrocinio de la investigación agrícola. Además, si las empresas actuales dominan las próximas plataformas de agricultura digital, esto podría intensificar los «bloqueos», aumentar el poder de mercado y potencialmente limitar los derechos de los agricultores y el acceso a los datos, incluidos los suyos.

En tercer lugar, las corporaciones dan forma a la agenda política y los marcos de gobierno a través del cabildeo, las campañas de relaciones públicas y el patrocinio de investigaciones. También pueden influir en la política a través del “poder estructural” (p. ej., donde los gobiernos pueden mostrarse reticentes a promulgar políticas y medidas regulatorias si las corporaciones abandonan el país y aceptan puestos de trabajo con ellas).

El autor plantea varias estrategias para regular y crear una distribución más equitativa del poder en los sistemas alimentarios. En primer lugar, se necesitan políticas de competencia más sólidas y amplias para centrarse más allá de los impactos de los precios (a menudo empleados). Las políticas de competencia necesitan examinar más ampliamente cómo los impactos pueden afectar a la sociedad, asegurando que las políticas públicas no se vean socavadas en las áreas de regulaciones ambientales, sociales, laborales y de salud. También se necesita coordinación internacional para que las empresas no se trasladen a otras jurisdicciones con regulaciones más débiles.

En segundo lugar, el autor aboga por un mayor apoyo del sector público a los diversos sistemas alimentarios. Esto puede ocurrir por medio de la participación del gobierno en la investigación y el desarrollo, la innovación que no está impulsada únicamente por las ganancias y se centra en la agroecología, la sostenibilidad y la accesibilidad. Los objetivos deben incluir la reducción de los bloqueos tecnológicos y la ampliación de las opciones para los productores. El autor también sugiere que los gobiernos mejoren el apoyo a la infraestructura de producción, procesamiento y distribución para beneficiar a las pequeñas y medianas empresas, promoviendo la diversidad, la sostenibilidad y la innovación en toda la cadena de suministro de alimentos. También se debe apoyar la recopilación de datos y los programas para garantizar el acceso público a los datos.

La tercera medida propuesta son políticas más fuertes para limitar la influencia corporativa sobre los procesos políticos, incluidas las políticas regulatorias, la investigación científica y el discurso público. Finalmente, el autor aboga por la creación de espacios donde los formuladores de políticas, los productores y la sociedad civil puedan participar de manera significativa para fomentar políticas y gobiernos equitativos y democráticos, así como garantizar los derechos de los trabajadores del sistema alimentario y el derecho a la alimentación.

De interés adicional:

Cumbre de Sistemas Alimentarios de la ONU 2021 https://www.un.org/en/food-systems-summit

Conflicto de intereses/ Financiamiento:

El autor declara que no hay conflictos de intereses.

Autor para correspondencia: jclapp@uwaterloo.ca

AdministrationÉducateur en diététiqueRechercheSanté publique
Changement de politiqueDéveloppement des connaissances personnellesÉducation
Global